El cambio climático está provocando en los últimos años la pérdida de especies y ecosistemas debido a sequías, inundaciones y otros desastres naturales extremos. Para concienciar a la ciudadanía sobre estos fenómenos, el 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, con el fin de dar a conocer estos ecosistemas con una gran diversidad biológica, reguladores del ciclo del agua y clima y generadores de recursos hídricos para evitar así su pérdida y fomentar su conservación. 

Los humedales acogen un gran número de especies animales y vegetales, regulan el ciclo del agua y del clima y contribuyen a la mitigación del cambio climático. A pesar de ello, casi un 90% de estas extensiones de tierra se han degradado en los últimos tres siglos y se estima que desde los años 80 han desaparecido más del 50% de los humedales de todo el mundo. 

En este contexto, el proyecto LIFE Ecodigestion 2.0., apuesta por el modelo de economía circular basado en un sistema de control automático para la dosificación de residuos orgánicos en digestiones anaeróbicos de EDAR, con el objetivo de maximizar la producción de biogás, produciendo energía verde. El proceso del sistema del proyecto respeta la naturaleza y mantiene su equilibrio, ya que la depuración de lodos es más eficaz y sostenible. Además, este sistema de dosificación permite que la generación de fangos de depuradora sea más eficaz, logrando reducir la carga contaminante del agua y las emisiones de gases de efecto invernadero, ambos factores conectados directamente con la sostenibilidad en la vida dentro de los humedales. 

De este modo, se contribuye a la consecución del Objetivo Sostenible 6, garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y saneamiento para todos; el número 13, enfocado en la adopción de medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos y el 15, basado en la vida de ecosistemas terrestres.